Alas que batir.

Se suponía que me acostumbraría a estar sin ti, igual de rápido que me acostumbré a dormir contigo, pero creo que tu ausencia se lleva bien con mi conciencia y planean escaparse juntas. No me hago responsable si van a buscarte y entonces vuelves a llamarme a las tres de la madrugada, rogando que resucite al gato que mataste de curiosidad.

Te dejé mis alas para volar, con la esperanza de que me llevases contigo después, pero me dejaste en aquel precipicio a punto de caer.

image

Sé bien que ahora amaneces con otra, y que ya no te ríes de verdad, ni besas con los ojos cerrados, ni esperas al último momento para abrazarla y así, robarle unos minutos más al tiempo.

Y ahora todo es bastante diferente ahora que no estás aquí, ¿sabes? siento que todo da vueltas que nunca para, que vivo en un tiovivo y que no me dejan bajar, que soy prisionera de mi propia atracción nada atrayente, que vivo solo porque sigo girando y que cuando deje de hacerlo, no sé qué pasará.

Sólo sé, que me haré unas alas nuevas, y pienso volar más alto que el acantilado, dónde me dejaste caer.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s