Espinas.

large (14)

Hace poco te recordé. Íbamos de la mano paseando por la Gran Vía y tú me decías lo feliz que estabas por ver a toda esa gente envidiosa de nosotros. ¿Aún nos recuerdas así? Solíamos vernos cuando podíamos, rasgábamos hasta el último minuto para pasarlo juntos, y conducíamos hasta los sitios más apartados para disfrutar de nosotros.

No puedo evitar sonreír cuando te recuerdo tumbado a mi lado mientras veíamos a los aviones pasar, ni cuando bebíamos la bebida del otro porque nos gustaba más. Recuerdo tu cara al despertar y el movimiento de tus labios al pronunciar mi nombre seguido de un “te quiero”.

Quizá ya no te acuerdes, quizá ya sólo sea ese vago recuerdo que te viene cuando la ves a ella esperando en el andén, quizá entonces te venga el recuerdo de las carreras en el metro por no perderlo, y quizá por eso no hayas vuelto.

Puede que ya no me escribas, ni me llames de madrugada para decirme que lo sientes, que ya no somos los mismos locos que se conocieron de casualidad. Ahora eso pincha como las espinas de las últimas rosas que recibí.

Hazme un último favor, dile que sienta todo lo que yo contigo, y que te lo demuestre, como yo nunca hice. Que te grite bien alto, todo lo que yo nunca te dije.

large (15)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s