Llamada de emergencia.

Imagen de hands and black and white

Intentos desesperados para llamar tu atención. Parece
que estés distraído con otros pensamientos fuera de aquí.
Nos echo de menos, y fíjate,
estamos en la misma habitación.

Hablas. No retengo tus palabras.

Hueles a despedida. Sin hasta pronto.
Te juro que intento despejarme de tu aroma,
pero parece que se me ha metido en el ojo y no cesan en llorar.
Te despides.
Me dices que me quieres. No parece real.
Te vas. Siento que la habitación se hace cada vez más pequeña,
tanto que me oprime el pecho y no puedo respirar.

Ya no tiene que ver con nosotros, ahora es un tú y yo pero por separado.
Ese espacio me recuerda a esa grieta que de vieja le he cogido cariño.
Cicatrices que ya no sanan. Cuchillos que caen sobre mi espalda.
¡Mis besos te curarán! decías.

Ya no dices.
Ya no haces.
Ya no hablas.

Ahora escucho la misma triste canción. Y lloro.

Ya no bailo.
Ya no bailas.
Ya nadie baila.

large-3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s